¡También en Twitter!

Sígueme también en mi Twitter: @Al_Buche

miércoles, 31 de octubre de 2012

Muy sano: Pescado a la sal

¡Hola gente!

No hace demasiado que publiqué mi última receta, y aquí os traigo otra facilísima y muy sana. Se trata de cómo hacer pescado a la sal, una forma muy saludable de consumirlo, puesto que no lleva ningún tipo de aceite ni grasa.

Es una receta para pescados en ración, como pueden ser la dorada, que es la que suelo hacer, la lubina, la trucha, el besugo... Esta forma de cocción nos ayudará a guardar todas las propiedades y la jugosidad de nuestro pescado. También se usa para carnes, aunque nunca he probado.


Lo único que necesitaremos es:

  • 1 saco de sal marina gruesa (en el Carrefour venden 2,5 kilos por 90 cent.)
  • 1 ó 2 piezas de pescado, que tengan espacio en una bandeja de horno (yo lo voy a explicar con una dorada)
Cogemos la pieza de pescado fresco, y si no está limpia de entrañas la limpiamos, sin quitarle la cabeza ni nada. Mientras, ponemos el horno a precalentar a 200º C por ambos lados.
Preparamos una bandeja de horno a la que le pondremos papel de aluminio en el fondo para ensuciar menos. Ponemos una fina capa de sal, como si fuera una cama para el pescado.
Ponemos encima nuestro pescado limpio y no demasiado húmedo. Aquí, antes de poner el pescado, eché tomillo sobre la cama de sal para aromatizar un poco.
 Resultado hasta el momento.
Podemos añadir un poco más de tomillo en la superficie del pescado. Después, lo enterramos totalmente sal. Introducimos en el horno a media altura aproximadamente.
Ya tenemos a nuestro bicho bien enterrado y preparado para coger calorcito.
Lo dejamos en el horno unos 35-40 min. (más si nos gusta tostaíto) a 200 grados. Cuando haya pasado ese tiempo, sacamos la bandeja al fregadero de nuestra cocina, y con ayuda de un cuchillo empezamos a desprender la sal, poco a poco, porque el calor la habrá compactado.
Y cuando tengamos nuestro pescado limpio de sal, ¡ya estará listo para comer! 
Aspecto del pescado salido de la montaña de sal.

 En la foto (en la medida en la que lo permite la cámara de mi móvil) podemos ver lo jugoso que queda el pescado.


Como habréis visto, es una receta facilísima, en la que no manchamos nada, y, además, muy muy sana. Quizás, el único inconveniente sea que el pescado fresco no suele ser barato. Una dorada de un tamaño aceptable podríamos encontrarla en las grandes superficies por un precio de entre 3 y 4 euros.

También comentar que aunque se utilice muchísima sal, el pescado no absorbe casi nada de ella. En cierto modo, el pescado quedará un pelín soso en principio. Yo siempre reservo un poquito de sal de la cocción para aderezarlo un poco cuando me lo voy a comer.

Con este tipo de recetas no tenéis excusa para no comer pescado.


Volveré pronto.
¡Un saludo a todo el mundo!

5 comentarios:

  1. Buenísimo, me encanta el pescado así cocinado, más sano y jugoso imposible!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Me alegro que te haya gustado la receta!
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Soy María, de lasgambastambiencocinan.blogspot.com y me gusta mucho tu blog, por el trabajo que realizas y por esas recetas tan ricas!!! Por eso te invite a que pasas por mi blog que te has ganado un premio!!!

    Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas gracias por el premio! Me haré seguidor de tu blog, ¡parece muy interesante!
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Nos encanta tu blog. Te hemos dejao una premio en el nuestro. Pasate para recogerlo. Espero que te guste.
    http://jessandmons.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar